1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer
Hoy es: Lunes 26 de Junio de 2017
Español (MX)
FacebookTwitter

Código de ética de Odisea Global

En ODISEA GLOBAL asumimos los siguientes lineamientos básicos para regular nuestro trabajo informativo:
IMG 0789

  • El respeto a la verdad.
  • Estar abierto a la investigación de los hechos.
  • Perseguir la objetividad aunque se sepa inaccesible.
  • Contrastar los datos con cuantas fuentes periodísticas sean precisas.
  • Diferenciar con claridad entre información y opinión.
  • Enfrentar, cuando existan, las versiones sobre un hecho.
  • Respeto a la presunción de inocencia.
  • Rectificación de las informaciones erróneas.

En este marco asumimos el “Desafío de Oslo”, documento que en 1999 acordaron, con ocasión del décimo aniversario de la CDN, periodistas, educadores, y profesionales vinculados a la comunicación y al trabajo en pro de los derechos de la niñez, convocados por el Gobierno de Noruega y UNICEF en Oslo, con el objetivo de tratar la situación de los derechos de la niñez y su relación con los medios de comunicación del mundo. 

Asimismo asumimos, en términos prácticos, las “Directrices éticas para la información sobre infancia” que propone UNICEF. Este documento tiene el objetivo aportar orientaciones básicas para los medios de comunicación, que también son de utilidad para autoridades administrativas, policiales y judiciales que participan en los procesos de justicia, sobre cómo abordar los temas relacionados con la protección de la infancia a fin de respetar en todo momento su interés superior y su dignidad como seres humanos.

Desafío de OSLO

El Desafío de Oslo es un llamamiento en pro de la acción. Está dirigido a todos los que están comprometidos con la investigación, el desarrollo, la vigilancia y la participación en las complejas relaciones que existen entre la infancia y los medios de comunicación. Entre ellos, los gobiernos, las organizaciones y los individuos cuyo trabajo se refiere a la niñez; los profesionales de los medios de difusión a todos los niveles; el sector privado, incluidos los propietarios de esos medios; los niños, las niñas y jóvenes; los padres y madres; los docentes, y los investigadores.

El desafío a los gobiernos consiste en que:

  • Acepten que los niños representan una inversión y no un gasto, y un potencial y no una carga; y que hagan todos los esfuerzos posibles para integrar esa convicción en sus políticas, incluso en las que se refieren a los medios de comunicación;
  • Cumplan con las obligaciones nacionales establecidas por la Convención sobre los Derechos del Niño y presenten periódicamente al Comité de los Derechos del Niño informes sobre sus políticas y medidas tendientes a garantizar la vigencia de los artículos 12, 13 y 17;
  • Garantizar que se asignen suficientes recursos para que los niños y los jóvenes cuenten con acceso a la información;
  • Traten de descubrir maneras en las que, sin amenazar la independencia profesional de los medios de comunicación, se brinde respaldo a las iniciativas de esos medios que otorguen mayor acceso a los niños y las niñas, y que estén orientadas a satisfacer sus necesidades y a fomentar sus derechos;
  • Reconocer que la independencia de los medios de comunicación resulta fundamental para la vigencia de la democracia y la libertad, y que la censura y el control de los mismos se oponen al interés superior de los niños y los adultos y, por lo tanto, a la creación de un ambiente eficaz y seguro en el que los medios de comunicación puedan tener un desempeño profesional e independiente.
  • El desafío a las organizaciones y los individuos que trabajan en pro de los niños consiste en:
  • Respetar la independencia de los medios de comunicación como componente imprescindible de las sociedades democráticas;
  • Colaborar con los profesionales de los medios de difusión a fin de fomentar y proteger los derechos de los niños y satisfacer sus necesidades;
  • Prestar servicios eficaces de enlace con los medios de comunicación a fin de garantizar que éstos dispongan de acceso a fuentes fidedignas de información sobre las cuestiones que atañen a la niñez;
  • Facilitar una cobertura periodística objetiva de los temas de la infancia mediante el establecimiento de políticas de enlace con los medios de comunicación que desalienten la distorsión de la información con fines publicitarios y con el propósito de recaudar fondos.
  • El desafío a los profesionales de los medios de comunicación de todos los niveles y en todos los medios consiste en:
  • Concienciar a los profesionales de los medios de comunicación acerca de los derechos de los niños y las maneras en que se les puede proteger y fomentar mediante las prácticas profesionales correctas, o perjudicar como consecuencia de políticas y acciones inapropiadas;
  • Trabajar con criterios éticos y profesionales acordes con las prácticas más razonables de los medios de comunicación y elaborar y difundir códigos éticos para esos medios, de manera que se eviten el sensacionalismo, las imágenes estereotipadas (incluso las que se relacionan con los géneros) y la desvalorización de los niños y sus derechos;
  • Resistir las presiones comerciales que tienden a que no se dé suficiente prioridad a las cuestiones relacionadas con los niños y las niñas, y al derecho de la niñez a la libertad de expresión, a que se informe sobre la infancia de manera objetiva, y a que se la proteja de la explotación, incluso en lo que se refiere a los menores en su carácter de consumidores;
  • Trabajar con el objetivo de estrechar y mejorar la relación entre los niños y las niñas y los medios de comunicación, de manera que los unos y los otros logren una comprensión mayor y más profunda de los aspectos positivos y negativos del poder y el potencial de la relación mutua.
  • El desafío para los niños, las niñas y jóvenes consiste en:
  • Conocer y comprender sus derechos según los establece la Convención sobre los Derechos del Niño, y descubrir y elaborar maneras de ayudar a que se respeten esos derechos; entre ellos, el derecho al acceso a la información y los puntos de vista diversos, y encontrar maneras de fomentar su propia participación activa en los medios de comunicación y en el desarrollo de los mismos.
  • Aprender cuanto sea posible sobre los medios de comunicación, de manera que, como consumidores de información, puedan escoger con conocimiento de causa y lograr los mayores beneficios posibles de la diversidad de opciones que ofrecen los medios de difusión;
  • Aprovechar las oportunidades de participar en la producción de los materiales que difunden los medios de comunicación y dar respuestas, tanto positivas como negativas, a los productores de esos medios;
  • Compartir sus opiniones acerca de los medios de comunicación con quienes puedan ayudar a que se establezcan relaciones positivas entre la niñez y esos medios, como los padres, los docentes, y otros jóvenes y adultos.
  • El desafío al sector privado, incluidos los propietarios de los medios de comunicación, consiste en:
  • Tener en cuenta, cuando se desarrollen nuevos productos y tecnologías de comunicación, el derecho de la niños al acceso y a la participación en los medios, a la educación sobre dichos medios y a la protección contra los contenidos perniciosos;
  • Dar prioridad absoluta al interés superior de la niñez en las actividades que se emprendan con fines comerciales y financieros, de manera que los niños de hoy se conviertan en los adultos de una sociedad mundial en la que todas las personas disfruten de protección, respeto y libertad.
  • El desafío a los padres, docentes e investigadores consiste en:
  • Reconocer y respaldar el derecho de la infancia a disponer de acceso a los medios de comunicación, a participar en ellos y a emplearlos como herramientas para su progreso;
  • Suministrar a los niños y niñas un ámbito en el que se les proteja y dé apoyo, para que puedan, en su carácter de consumidores de medios de comunicación, escoger aquellos que fomenten su desarrollo pleno;
  • Estar tan informados como les resulte posible acerca de las tendencias y direcciones de los medios de comunicación y, en la medida de lo posible, ayudar al establecimiento de esas tendencias y direcciones mediante la participación en los grupos de control y los mecanismos de comunicación de resultados, y mediante el empleo de los procedimientos existentes para dar a conocer comentarios o quejas acerca del contendido de los medios de comunicación.

Directrices éticas de UNICEF para la información sobre la infancia

IMG 0790I. Principios 

1. Se deberán respetar la dignidad y los derechos de cada niño o niña en toda circunstancia. 

2. En las entrevistas con niños y la información sobre éstos, se deberá prestar una atención especial al derecho de cada niño, niña o adolescente a la intimidad y la confidencialidad, hacer oír sus opiniones, participar en las decisiones que les afecten y protegerse contra el daño y las represalias, incluido el aspecto potencial de estos dos últimos peligros. 

3. Se deberán proteger los intereses fundamentales de cada niño por encima cualquier otra consideración, incluyendo entre éstos la defensa de los intereses de la infancia y la promoción de los derechos del niño. 

4. Al intentar determinar los intereses fundamentales de cada niño o niña, se deberá tener en cuenta el derecho del niño a que sus opiniones sean tomadas en consideración de conformidad con la edad y la madurez de cada niño. 

5. Las personas más cercanas a cada niño, niñas o adolescente en particular y que mejor puedan evaluar su situación, deberán ser consultadas sobre los aspectos políticos, sociales y culturales de todo reportaje. 

6. No deberá publicarse una historia o una imagen que pudieran poner al niño, o a sus familiares, en peligro, aun cuando se cambien, se oscurezcan o no se utilicen las identidades . 

II. Directrices para entrevistar a los niños y niñas

1. No dañar en ningún modo al niño, niña o adolescente. Hay que evitar las preguntas, las actitudes o los comentarios que impliquen juicios de valor, que sean insensibles a los valores culturales, que pongan al niño en peligro o que lo expongan a la humillación, o que reactiven el dolor y la pena debidos a acontecimientos traumáticos vividos. 

2. No discriminar, a la hora de elegir a los niños que serán entrevistados, por razones de género, raza, edad, religión, situación, formación académica o capacidades físicas. 

3. No inducir a la interpretación. No debe pedirse a los niños que cuenten una historia o actúen de un modo que no forme parte de su propia historia. 

4. Asegurarse de que el niño, o su tutor, sepa que está hablando con un periodista. Explicar la finalidad de la entrevista y su uso previsto. 

5. Obtener el permiso del niño y de su tutor para todas las entrevistas, grabaciones en vídeo y, si es posible, las fotografías documentales. Cuando sea posible y apropiado, este permiso debe obtenerse por escrito. El permiso debe obtenerse en circunstancias que garanticen que no se fuerza en modo alguno al niño ni a su tutor, y que éstos comprenden que forman parte de una historia que podia difundirse en el ámbito local y globalmente. En general, esto solamente se puede asegurar si el permiso se obtiene en el idioma del niño y si la decisión se toma previa consulta con alguien de confianza del niño. 

6. Prestar atención al lugar y al modo en que se entreviste al niño. Limitar el número de entrevistadores y fotógrafos. Procurar asegurarse de que los niños están cómodos y son capaces de contar su historia sin presión exterior, entre otros del propio entrevistador. En las entrevistas radiofónicas, filmadas en vídeo o en película, haya que considerar qué implica la elección de determinado fondo visual o acústico para el niño y para su vida e historia. Hay que asegurarse de que el niño no se pone en situación de peligro o no resulta afectado desfavorablemente al mostrar las cercanías de su hogar, y su entorno comunitario o general. 

III. Directrices para informar sobre niños

1. No aumentar el estigma del niño. Evitar las clasificaciones o las descripciones que puedan exponer al niño a represalias negativas, incluidos daños físicos o psicológicos adicionales, o el abuso de por vida, la discriminación o el rechazo por parte de su comunidad local. 

2. Proporcionar siempre un contexto adecuado a la historia o la imagen infantil. 

3. Se deberá cambiar siempre el nombre y oscurecer la identidad visual de todo niño que se identifique como víctima de abusos o de explotación sexuales; o como autor de abusos físicos o sexuales; imputados o condenados por un delito; VIH positivo o que viva con el SIDA –a menos que el niño, un progenitor o un tutor dé su consentimiento con pleno conocimiento de causa–; o cuando esté acusado o condenado por un delito. 

4. En circunstancias de riesgo o riesgo potencial de daño o represalia, se deberá cambiar el nombre y oscurecer la identidad visual de todo niño que se identifique como combatiente infantil, actual o antiguo, solicitante de asilo, refugiado o desplazado interno. 

5. En ciertos casos, utilizar la identidad del niño –su nombre o imagen reconocible– forma parte del interés superior del niño. Sin embargo, cuando se utilice su identidad, el niño deberá seguir estando protegido contra cualquier daño y apoyado ante cualquier estigmatización o represalia. 

6. Los datos, hechos y las conclusiones de otras fuentes de noticias deberán ser verificadas antes de publicarse. 

Algunos ejemplos de estos casos especiales son: 

• Cuando los niños o niñas inicien el contacto con el periodista, queriendo con ello ejercer su derecho a la libertad de expresión y a hacer oír sus opiniones; 

• Cuando los niños o niñas formen parte de un programa estable de activismo o movilización social y deseen ser identificados como tales; 

• Cuando los niños o niñas participen de un programa psicosocial y la reivindicación de sus nombres e identidades forme parte de su proceso de recuperación. 

7. Confirmar con otros niños o un adulto, de preferencia con ambos, la exactitud de lo que el niño tiene que decir. 

8. Cuando existan dudas sobre si un niño corre peligro, haya que informarse sobre la situación general de los niños y niñas, en lugar de hacerlo sobre un niño concreto, por muy interesante que resulte la historia. 

Cuando la utilización de imágenes de niños en cualquiera de los cuatro grupos resumidos arriba se considere válida, deberá obtenerse una autorización firmada por el niño o la niña, o su tutor. Esta autorización debe obtenerse en circunstancias que garanticen que el sujeto no es objeto de coerción alguna y que comprende las implicaciones de su autorización. Como mínimo, esto significa que la autorización debe estar escrita en el idioma del sujeto y que la decisión se toma en consulta con un adulto de confianza y perteneciente al mismo grupo cultural. 

Derecho a la protección de la vida privada y la intimidad en el caso de niños o adolescentes imputados o condenados por un delito: 

Las Directrices de Naciones Unidas sobre la Justicia en Asuntos Concernientes a los Niños Víctimas y Testigos de Delitos (aprobadas por el Consejo Económico y Social en 2005), reconocen el derecho a la protección de la intimidad de los niños y niñas víctimas y testigos de delitos como un asunto de primordial importancia y resaltan el deber de proteger toda la información relativa a la participación del niño o niña en el proceso de justicia, manteniendo siempre la confidencialidad y restringiendo la divulgación de cualquier información que permita su identificación. 

IMG 0782Asimismo, el derecho al respeto a la vida privada tratándose de niños, niñas o adolescentes acusados de haber cometido un delito, es también ampliamente recogido por la Convención sobre los Derechos del Niño y por las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para la Administración de Justicia de Menores (aprobadas por la Asamblea General en 1985). 

Una de las diferencias esenciales del sistema de justicia especializado que mandata la Convención sobre los Derechos del Niño, es precisamente el derecho a la protección de la intimidad y el respeto a la vida privada en todas las fases del procedimiento. Este derecho específico obliga a prohibir toda publicidad y publicación de información que pueda dar lugar a la individualización de los adolescentes que han sido acusados o declarados responsables de cometer un delito, a fin de evitar los juicios anticipados y la estigmatización de los mismos. La protección de la intimidad también implica, el carácter privado que deben tener los juicios y audiencias en los que se juzga a los adolescentes y el carácter confidencial de toda la información generada durante el proceso. 

Evitar el prejuzgamiento público y la estigmatización, mediante la protección del derecho a la vida privada es una cuestión indispensable para asegurar que se cumpla la finalidad última del sistema de justicia especializado para adolescentes, que es la de promover su reintegración a la sociedad y su capacidad de asumir una función constructiva dentro de la misma. 

De acuerdo a las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de la Justicia de Menores (Reglas de Beijing) se establece: 

- Para evitar que la publicidad indebida o el proceso de difamación perjudiquen a los niños o adolescentes se respetará en todas las etapas el derecho de los menores a la intimidad. 

- En principio, no se publicará ninguna información que pueda dar lugar a la individualización de un niño o adolescente al que se ha imputado la comisión de un delito o se ha considerado culpable de la comisión de un delito. 

- Los jóvenes son particularmente vulnerables a la difamación. Los estudios criminológicos sobre los procesos de difamación han suministrado pruebas sobre los efectos perjudiciales (de diversos tipos) que dimanan de la individualización permanente de los jóvenes como "delincuentes" o "criminales". 

- Es importante hacer hincapié en la importancia de proteger a los niños y adolescentes de los efectos adversos que pueden resultar de la publicación en los medios de comunicación de informaciones acerca del caso (por ejemplo, el nombre de los niños, niñas y adolescentes que se presume delincuentes o que son condenados). 

 

Share

mapasem

NinosV

sitan

banner infoninez mx

odisea global

suscripción Odisea Global

suscripción Odisea Global

banner 10 x infancia

banner mapa