Tag Archives: unicef

Niños y niñas enfermos de VIH/SIDA

Odisea global/Ollin Rafael

Por ejemplo, una niña en… digamos, Uganda, la podemos llamar Agnes Nabukalu. Nabukalu tiene 15 años y ha perdido a sus dos padres debido a una terrible enfermedad que mata muy rápido sobre todo a aquellos que son más pobres, trabaja haciendo mandioca. Su cara y sus palabras reflejan una madurez poco común entre los niños de su edad. Nabukalu cuenta que tiene tres hermanos pequeños y que cuida como puede de todos ellos, también dice que tuvo que abandonar la escuela para trabajar y que ahora es lo único que hace, apenas le alcanza para comprar lo básico.

Según UNICEF, en 1995, el 42% de los huérfanos de Uganda habían perdido a sus padres a causa del SIDA, en 2003, los datos indicaban que la situación había empeorado y que ya eran el 48% de los 2 millones de huérfanos del país, es decir, 940 mil. Pero en el todo mundo hay alrededor de 15 millones de niños, niñas y adolescentes menores de 18 años que han perdido a uno o a ambos progenitores debido al VIH/SIDA. Por el otro lado esta enfermedad ha infectado también a millones de niños, UNICEF calculaba que en el 2007 había dos millones y medio de niños y niñas menores de 15 años enfermos, la mayoría en países pobres, y que ya habían muerto 290 mil.

Gran parte del problema, además de la propia enfermedad, es que los niños y las niñas se vuelven mucho más vulnerables, aumenta su pobreza, pueden perder su hogar, abandonan la escuela, sufren discriminación y la falta de oportunidades esenciales y finalmente, con mucha probabilidad, una muerte prematura.

Debido a la celebración la semana pasada del Día Mundial contra el Sida, ONUSIDA, la organización de la ONU dedicada a erradicar esta terrible enfermedad, dio a conocer que, según sus cálculos, cada día mueren 500 niños debido al SIDA, la mayoría en países africanos y asiáticos pobres, el 80%, 3.2 millones de ellos en el África subsahariana. Esto significa que cada año mueren alrededor de 250 mil niños y niñas por una enfermedad que hoy día es tratable. Se sabe que los niños que son atendidos a tiempo con retrovirales tienen muchas oportunidades de tener una vida más o menos saludable, y que si no son atendidos a tiempo el 80% de ellos morirá antes de cumplir los 5 años. Según los datos presentados por ONUSIDA, en el 2013 solo el 30% de los niños y niñas infectados estaban recibiendo tratamiento con antirretrovirales.

Agnes Nabukalu, la niña de Uganda, no sabe todo esto, no sabe que hay miles como ella, no sabe que sus padres todavía podrían estar vivos si se hubiesen tratado con antirretrovirales, no sabe que sus hermanos están infectados, pero tampoco tiene tiempo de pensarlo, apenas duerme cociendo mandioca para que todos coman.

Los niños soldado de EI

Odisea Global/ Ollin Rafael

Todos están vestidos de negro, se forman, hacen flexiones, reciben golpes en el estómago. Un hombre que parece su instructor pasa uno a uno, ellos permanecen con los brazos alzados, primero un puñetazo de un lado, después del otro y repite unas cuantas veces, finalmente con una patada los lanza hacia atrás. Ellos se levantan del suelo, se sacuden un poco la ropa y cuando ya están listos de nuevo viene un palo que se les revienta en el vientre, ellos permanecen serios y resisten. Es un duro entrenamiento militar y si parecería brutal con adultos parece aún más terrible tratándose de niños. No pasan del metro y medio pero se comportan como fieros soldados. Como indica la leyenda del video, son niños entrenados por el Estado Islámico.

Según cálculos de UNICEF, 300 mil niños y niñas en todo el mundo participan en grupos y fuerzas armadas con diversas funciones: combatientes, cocineros, porteadores, mensajeros, espías o por motivos sexuales. La primera definición de niños soldado se hizo en los Principios de Ciudad del Cabo en 1997, cuando se estableció que un “niño soldado” era “toda persona menor de 18 años de edad que forma parte de cualquier fuerza armada regular o irregular en la capacidad que fuera, lo que comprende, entre otros, cocineros, porteadores, mensajeros o cualquiera que acompañe a dichos grupos, salvo los familiares. La definición incluye a las niñas reclutadas con fines sexuales y para matrimonios forzados. Por consiguiente, no se refiere sólo a un niño o niña que lleva o ha llevado armas, sino también a los que prestan servicios de otro tipo para los grupos armados, aunque no participen directamente en el combate”.

texto
La situación es muy grave, es un crimen de guerra con el que los niños y las niñas pierden totalmente sus derechos. Según el último informe de la Representante Especial del Secretario General para la Cuestión de los Niños y los Conflictos Armados que llega hasta julio del 2013, el escenario de los últimos años ha empeorado. Los conflictos armados en Siria, Malí, República Centroafricana o Sudán del Sur han supuesto un significativo empeoramiento de la situación. UNICEF remarca la importancia de que el 40{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de estos casos sean niñas pues es necesario visibilizarlas. En su página, UNICEF pone el testimonio de una de ellas. China Keitesti, una niña excombatiente, narra, “Es mucho más difícil para una niña. Para empezar, pierdes tu identidad como mujer: tienes que llevar un uniforme militar, botas, debes llevar pelo corto… no se te permite usar pintalabios ni nada que recuerde que eres una chica. No se te permite ser una mujer: cambia tu forma de hablar, tu forma de moverte, incluso tu forma de estar simplemente de pie… todo. Además eres menospreciada y humillada: imagina tener 16 años y no poder recordar cuántos hombres han tocado tu cuerpo y han abusado de tí. Muchas niñas de apenas 13 años se convierten en madres sin tener el cariño de una familia ni nadie que les cuide, sin padre ni madre, sin nadie que les diga “estoy aquí para apoyarte, yo te protejo”. En el frente las chicas se ven obligadas a cometer atrocidades sólo para demostrar que no son unas cobardes, y eso nunca se olvida. Te sientes sucia y sin valor, pierdes completamente tu autoestima y crees que no mereces que nadie te quiera. Para los chicos también es terrible, pero no puedo hablar por ellos, porque yo lo viví como mujer.”

Cada guerra parece consistir en la lucha por la sobrevivencia de aquellos que participan en ella, por eso es tan difícil hacer que los grupos en conflicto cumplan normas internacionales firmadas en tiempos de paz, por eso o porque, por ejemplo el EI (Estado Islámico), simplemente no conciben de ninguna manera tener que someter su juicio a entidades supranacionales a las que no consideran de ninguna manera como fuentes de autoridad. Sin embargo hay algunas posibilidades, una de las maneras, por ejemplo, es la forma en que se hizo con el Proceso de Kimberley en el que los estados firmantes se comprometían a no comprar diamantes extraídos en zonas en conflicto. Sería interesante saber, por ejemplo, quién está comprando el petróleo extraído en los territorios controlados por EI.

Por el momento las cosas están así y urge hacer algo para cambiarlas. Los niños y niñas del video no están perdidos, hay que rescatarlos y devolverles su niñez, de ellos depende en parte el futuro del planeta.

 

Día Universal del Niño

Se cumplen 25 años desde que el mundo prometiera a los niños que haríamos todo lo posible para proteger y promover sus derechos a sobrevivir y prosperar, a aprender y crecer, para que se hagan oír y alcancen su pleno potencial. A pesar de los avances generales, la situación de muchos niños ha empeorado aún más. Antiguas y nuevas dificultades se han combinado para privar a muchos pequeños de sus derechos y de los beneficios del desarrollo.

Para hacer frente a estos retos y llegar hasta los niños que han quedado más rezagados, necesitamos nuevas formas de pensar y actuar, tanto adultos como menores.

Hay mucho que celebrar en el 25º aniversario de la Convención, desde la disminución de la mortalidad infantil al aumento de la escolarización. Pero este hito histórico también debe servir como un recordatorio urgente de que aún queda mucho por hacer. Son demasiados los niños que todavía no gozan plenamente de sus derechos al igual que otros.

En septiembre de 2000, durante la Cumbre del Milenio, los líderes mundiales establecieron los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que incluyen reducir a la mitad la pobreza extrema, detener la propagación del VIH/SIDA y lograr la enseñanza primaria universal para el 2015. Aunque los ODM están dirigidos a toda la humanidad, seis de ellos incumben de forma directa a la infancia, y los otros dos también contribuirán a mejorar las vidas de los niños y niñas. (Objetivos de Desarrollo del Milenio, UNICEF).

En 2013, durante la ceremonia de firma y depósito de los instrumentos de ratificación o adhesión relacionados con tratados, que se celebró en Nueva York, la ONU instó a aquellos Estados Miembros que aún no han ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño y sus tres Protocolos Facultativos a hacerlo, ya que son acuerdos vitales para la protección de la infancia contra el abuso y el maltrato.

La Asamblea General recomendó en 1954 (resolución 836(IX) Documento PDF) que los países instituyeran el Día Universal del Niño, para fomentar la fraternidad entre todos ellos y promover su bienestar. El 20 de noviembre marca la fecha en que la Asamblea aprobó la Declaración de los Derechos del Niño Documento PDF en 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

Fuente: http://www.un.org/es/events/childrenday/

Matrimonios forzosos

Odisea Global/ Ollin Rafael

Marrakech es una bellísima ciudad al suroeste de Marruecos, al pie de la cordillera Atlas que se perfila 2,400 kilómetros por el norte de África desde Túnez hasta el océano atlántico. Según se cuenta, Perseo, mítico héroe griego, convirtió al Titán Atlas en piedra después de cortarle la cabeza a Medusa formando el gran macizo rocoso que sujeta al cielo y a la tierra. Han pasado ya siglos desde su fundación pero poco parece haber cambiado en la ciudad, sus edificios, sus alminares recortados en el horizonte parecen salir de otro tiempo. Los atardeceres son de color rojo intenso y las noches estrelladas debido a la sequedad del ambiente. Marrakech fue fundada hace casi mil años, en 1064, por Youssef Ibn Tachfin, el primer emir de la famosa dinastía de los almorávides que algunas décadas después conquistaría parte de la península Ibérica.

atlasEs aquí, en esta ciudad, donde debemos imaginar a una muchacha, una niña de 17 años que yace en el hospital con la cara desfigurada y llena de golpes, es el costo de su delito, un delito anclado en la antigua tradición, ser mujer. Tiempo atrás la niña fue violada por un joven; a él, como castigo (como lo establecía el artículo 495 del código penal marroquí, ahora modificado, aunque la costumbre se mantiene), lo obligaron a casarse con ella. Sin embargo, ella continuaba queriendo tener su propia vida y después de que su marido fuese condenado a una pena de seis meses de prisión, le pidió el divorcio, gran error, los códigos del “honor”, de la “hombría” y, otra vez, de la tradición, no lo permitieron, él la golpeo y después desfiguró su cara con un afilado cuchillo que probablemente inundó la noche con un brillo carmesí. El hombre, con el cuello inflamado y un calor que le quema el pecho, le asegura que ella no estará con nadie más.

El de esa niña no es un caso aislado, también podemos recordar un suceso similar hace dos años cuando una joven, también marroquí se suicidó con matarratas en la casa de los padres de quien la había violado y era su marido.

Según un informe de UNICEF, “Girls are not property”, presentado en Londres el julio pasado, más de 700 millones de mujeres en todo el mundo han sido obligadas a casarse aun siendo niñas. Adicionalmente, 250 millones fueron obligadas a casarse antes de los 15 años. En los países en desarrollo, más de 60 millones de mujeres de entre 20 y 24 años contrajeron matrimonio o vivían en pareja antes de haber cumplido 18 años. La mayoría de estos matrimonios ocurren en Asia, pero sobre todo en la India que concentra el 33{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae}.

Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz por su lucha en la defensa de los derechos de las niñas y niños de todo el mundo, dijo que no deberían ser respetadas las tradiciones que fueran en contra de los derechos humanos. “Las niñas no son propiedad de nadie, tienen derecho a elegir su destino. Cuando lo hacen se beneficia todo el mundo”, dijo por su parte Anthony Lake, director de UNICEF, en la presentación del informe.

Para UNICEF, las causas principales del matrimonio infantil, son la desigualdad y la discriminación. Las familias pobres creen que las niñas son una carga económica por lo que casarlas puede ayudar a la familia y otros piensan que un matrimonio temprano protegerá a las niñas frente al peligro de sufrir agresiones sexuales. Por otra parte está el hecho de que casando a las niñas se asegura su docilidad y obediencia en el hogar del esposo y se maximiza su reproducción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALas consecuencias de esto son terribles, las niñas abandonan la escuela limitando enormemente sus posibilidades de desarrollo, si se embarazan prematuramente su vida y su salud se pone en riesgo y dado que ya, en principio, están en un ambiente que las tiene en poca consideración, se exponen a la violencia y los malos tratos.

Para el director del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas, “las soluciones deben ser locales, puestas en práctica con las comunidades, las familias y las propias niñas, con el objetivo de cambiar la visión y romper la cadena que perpetua tanto las escisiones como los matrimonios forzados”.

La tarde en Marrakech se inclina y las primeras estrellas, las más brillantes, comienzan a salir. El cielo yace despejado y limpio y si cierro los ojos un momento siento bajo mis pies el peso enorme de la historia. Puedo incluso imaginarme en lo más alto de un alminar, recorriendo toda la ciudad con la mirada, el ruido de las plazas y el mercado llega hasta mí como un susurro, veo a lo lejos el Atlas y casi puedo distinguir la figura del gigante, me pregunto cómo somos capaces producir tanta belleza y al mismo tiempo ejercemos una violencia tan terrible contra nuestros semejantes.

Actualización: el 21 de noviembre la Asamblea de la ONU aprobó una resolución en la que condena el matrimonio infantil y presentó medidas concretas para abordar el problema que afecta a 15 millones de niñas cada año en todo el mundo. Nota.

UN SISTEMA INTEGRAL DE GARANTÍA DE DERECHOS DE LA INFANCIA, “UNA RESPUESTA A TODAS LUCES NECESARIA”: CARLOS MUÑOZ IZQUIERDO

Luis Alberto Barquera.
A la memoria de mi maestro Carlos Muñoz Izquierdo.

El 12 de octubre de 2011, luego de que el Congreso modificara el artículo 73 de la Constitución de la república para “expedir leyes que establezcan la concurrencia de la federación, los estados, el Distrito Federal y los municipios, en el ámbito de sus respectivas competencias, en materia de niños, niñas y adolescentes”, salimos de Zacatecas, donde las leyes de infancia son de “papel”, para impulsar la Ley General de los Derechos de las Niñas, los Niños y los Adolescentes, que finalmente se aprobó el 6 de noviembre de 2014.

Tres años y 27 días de lucha. Hoy, que me quedo frío y devastado ante la noticia de su muerte, no puedo dejar de mencionar especialmente a don Carlos Muñoz Izquierdo, como inspiración y respaldo de ODISEA, A.C., en este esfuerzo. Recordarlo es mi homenaje a su memoria.

En este tiempo ODISEA, A. C trabajó intensamente con la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) que, junto con UNICEF, impulsó el debate y acercó la experiencia más relevante a los medios de comunicación, en particular a las Cámaras de Senadores y Diputados, sobre la importancia de que México, después de 25 de firmada la Convención de los Derechos del Niño, contara con un Sistema Integral de Protección de los Derechos de los Niños, las Niñas y los Adolescentes.

Literalmente escribimos centenas de textos, impulsamos decenas de foros y conferencias de prensa y realizamos innumerables reuniones de trabajo con organizaciones y aliados. En el camino logramos detener, en 2012, la Ley General para la Protección Integral de los Derechos de la Niñez, una ley declarativa, “sin dientes”, similar a la iniciativa preferente que presentó el presidente Peña Nieto el 1 de septiembre, la cual desatendió todo ese acumulado de discusión y análisis, particularmente el ocurrido en el Senado durante estos tres años.

Sin embargo, precisamente el Senado, tuvo a bien abrir el debate para discutir la iniciativa preferente. Participamos UNICEF, junto con todas las agencias de Naciones Unidas relacionadas con el tema, la REDIM, y expertos y académicos, entre los que tuve el honor de que se me incluyera http://tinyurl.com/nc9dzc3. El debate fue de altura y permitió que se abundara en argumentos y detalles sobre el porqué la iniciativa preferente no asumía las obligaciones del Estado y carecía de efectividad para garantizar los derechos humanos de niños niñas y adolescentes.

La REDIM fijó cinco “irreductibles” http://tinyurl.com/lbm98lu para lograr una ley general de altura: Enfoque de derechos, Definición precisa de ámbitos y espacios de concurrencia, Sistema Integral de Garantía de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, Participación de la sociedad civil y de niños, niñas y adolescentes y Presupuesto adecuado.

¿Qué logramos?

Logramos poner a la altura de la Constitución la iniciativa preferente del presidente Peña.

Esto significa un Sistema Nacional, así como Sistemas Estatales y Municipales de protección de derechos de niñas, niños y adolescentes, presididos por el presidente de la república, gobernadores y presidentes municipales. Los congresos locales tendrán que armonizar sus leyes con la ley general, para dar lugar a un Sistema Estatal de Protección de los Derechos de los Niños, las Niñas y los Adolescentes en cada entidad y sus correspondientes sistemas municipales.

La Secretaría Ejecutiva de este sistema estará a cargo de la Secretaría de Gobernación, la cual coordina el Sistema Nacional y se articula con las secretarías ejecutivas de los sistemas de las entidades federativas para realizar la política nacional de infancia e informar periódicamente sobre los avances en la materia.

Los diferentes sistemas estatales se coordinarán con base en un Programa Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes. El sistema en cada entidad tendrá una secretaría técnica que tendrá su cargo un sistema estatal de información y el mandato de coordinar el esfuerzo institucional en favor de la infancia.

La ley contempla la creación de la Procuraduría Federal de Protección, así como procuradurías estatales de protección, adscritas a los sistemas DIF, las cuales coordinarán la ejecución y darán seguimiento a las medidas de protección integral y restitución de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

No es una ley perfecta. En mi opinión queda pendiente la efectiva participación de la sociedad civil, así como garantizar la de niños, niñas y adolescentes. Aunque nosotros estamos entre los principales promotores de esta ley, sigue existiendo un temor irracional a nuestra participación porque ésta cuestiona las reglas actuales de un poder, que se basa en la exclusión de la sociedad y el monopolio en la definición de las políticas públicas. Ahora tenemos un espacio mayor para la incidencia, incluso si se intenta dejarnos fuera del Sistema.

Una debilidad importante está en las defensorías, que no son autónomas. Nos hubiera gustado un mayor compromiso con políticas de discriminación positiva en favor de niños indígenas, trabajadores, rurales y con discapacidad, pero ahora tendremos mayor espacio para llevar adelante nuestras propuestas porque estos temas son, precisamente, la materia del Programa Nacional y del Sistema, no hacer lo mismo de toda la vida.

Con todo, no podemos negar que la aprobación de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, avalada por UNICEF, es un verdadero paso adelante que ofrece a México la oportunidad de avanzar en la garantía de los derechos de la infancia.
A partir de hoy hay menos espacio para que los gobiernos de los estados se escondan en “leyes de papel” y continúen implementando políticas públicas de forma irresponsablemente inercial. El Presidente de la república, los gobernadores y los presidentes municipales tendrán que rendir cuentas. Será más difícil funcionar cómo si los niños, niñas y adolescentes con mayores desventajas no existieran.

Recordemos que sólo 16% de los niños y las niñas de México, de acuerdo con UNICEF, ejercen todos sus derechos, como el de vivir en familia, a la educación, a la salud, a la vivienda digna, a la participación o a la protección especial. Los gobiernos con leyes más atrasadas tienen la oportunidad de ponerse al día con la ley general, mientras que los más abiertos y progresistas en la materia, los que ya se comprometieron con iniciativas como “10 por la Infancia” y ya han hecho avances legislativos, como Coahuila, Jalisco e Hidalgo, potenciarán su esfuerzo.

Nuestro reto es la implementación, la armonización legislativa en cada estado de la república y mantener la capacidad de generar propuestas efectivas y de dar el debate, porque la agenda de la ley general debe elevar la capacidad del Estado de utilizar mejor el presupuesto y de generar bienes públicos para la infancia y eso es lo que tenemos que exigir. No queremos saber qué se dice que se hace, sino realmente lo que se hace, los derechos que se garantizan efectivamente, con indicadores precisos y con evaluación de por medio.

La REDIM, como se anota en sus irreductibles, propuso al CONEVAL “con el objetivo de establecer cuántos y cuáles de esos derechos son efectivamente respetados, protegidos y satisfechos por las instituciones y de obtener elementos para realizar recomendaciones” y eso ya está en la ley general. Ahora nuestra lucha será lograr que esas recomendaciones sean de carácter vinculante y tengan presupuesto. Ya dimos este importante paso contra las “leyes de papel”, y nos dimos un instrumento para dar la luchar por la agenda pendiente, como vivir libres de violencia y lograr inclusión y calidad educativa para todos y todas.

Guerrero, por ejemplo, debe ser de primera importancia para el Sistema Nacional. El Semáforo Municipal de los Derechos de la Infancia lo ubica en el lugar 31 en garantía de derechos de niños, niñas y adolescentes http://tinyurl.com/nm7abyx La salida a la violencia pasa por garantizar derechos de la infancia, porque la paz no es posible en las condiciones que viven miles de niños, niñas y adolescentes, así como sus familias, maestros y los estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa.

El Sistema Nacional, y sus réplicas estatales y municipales, deben de servir para lo que el INEE ha señalado para el caso de la educación. Muchos de los problemas que causan la inequidad en este ámbito “no son educativos ni dependen de las políticas del sector” por lo que el combate a la inequidad educativa “requiere de políticas intersectoriales capaces de atender al menos aquellas consecuencias de la pobreza (…) que afectan de manera directa la escolaridad de la población.”

También puede servir para entender lo que Don Carlos Muñoz, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012, señala cuando dice que “las becas que distribuye la SEDESOL (a través del “Programa Oportunidades”) son entregadas a las familias sin implementar en las escuelas a las que asisten los becarios, las medidas pedagógicas que son indispensables para ofrecer a esos alumnos una educación que se adecue a las condiciones socioculturales en que se encuentran. Como reiteradamente se ha demostrado, esas ayudas financieras son necesarias, pero insuficientes, para asegurar los aprendizajes de los niños.”

El Sistema puede servir para reorganizar el Estado y la política educativa hacia los más pobres. Hay que hacer las cosas de otra manera, porque de becarios de Oportunidades están llenos Ayotzinapa y miles de localidades del país, sobre todo en las zonas rurales. Don Carlos Muñoz, precisamente el último día que nos vimos, me dijo que este programa es una “puerta giratoria” que favorece el ingreso, pero no impide que muchos estudiantes abandonen prematuramente la escuela o salgan de ella sin las competencias para participar en la sociedad del conocimiento. “Necesitamos fortalecer la escuela y garantizar los derechos de los niños con mayores desventajas porque de otra manera la desigualdad permanece y el Sistema de garantía que propones es una respuesta a todas luces necesaria. Así entiendo la Segunda Oportunidad para los niños fuera de la escuela que propone ODISEA en Zacatecas”.

El mensaje de don Carlos es que no habrá avances significativos mientras los apoyos sociales y pedagógicos estén disociados. La tarea del Sistema es asociar lo disociado en este y otros temas, fortalecer a los titulares de derechos y establecer claramente las obligaciones de los titulares de deberes.

Me quedo con el aliento, la generosidad y el ejemplo de Don Carlos. El logro de haber sacado esta ley general, en lo que toca a nosotros, se lo dedico a él porque siempre nos apoyó con su consejo, con su nombre, y porque siempre pensó que lo conseguiríamos. Ya platicaré en otro espacio de su colaboración con nosotros.

En lo que toca propiamente a este proceso destaca cómo debe trabajar el sector más progresista y educado de la sociedad civil con el legislativo (principalmente con argumentos legales y técnicos), el mismo que después votó en contra de los derechos sexuales y reproductivos de los adolescentes. Nadie tiene el monopolio de la democracia.

Dimos un paso importante, en el mar de pendientes en materia de derechos humanos que tenemos. En este sentido también hay que decir que la gran amenaza para el Sistema de Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes es la falta de estado de derecho y que los titulares de deberes, los funcionarios, trabajen como si lo primordial no fuera el respeto y garantía de los derechos humanos. Tampoco puede funcionar sin una sociedad fuerte que impulse el cambio y sin ejemplos como el de Don Carlos Muñoz Izquierdo, que comprometió su vida con el señalamiento de que mientras no reconozcamos que la pobreza y las desigualdades educativas van de la mano, no podremos tener un México ni justo, ni en paz.

@LuisBarquera

Aumento de la pobreza extrema en Brasil.

Odisea/ Ollin Rafael.

Les gusta el futbol, la playa, ir a la escuela y escuchar música, sin embargo uno de los dos tiene una vida con muchas más posibilidades que el otro, curiosamente uno es blanco y el otro negro pero viven en el mismo país aunque podrían perfectamente vivir en distintos continentes. Esa es la situación de desigualdad que sufren los niños y las niñas en Brasil.

A pocos meses del mundial aún nos acordamos de las protestas desatadas por los gastos millonarios que se hicieron para organizar el evento deportivo más importante del mundo, también nos acordamos de la visita que el fotógrafo Christophe Simon de la agencia AFP hizo a los niños y niñas de las favelas. Las imágenes que muestran las diferencias entre la opulencia y la pobreza son terribles. Mikkel Jensen, un periodista danés que estuvo meses antes del mundial en Brasil cubriendo los preparativos para su realización, después de denunciar la violencia con la que las autoridades “limpiaban” la calle de niños y niñas pobres, abandonó la cobertura. “No puedo cubrir este evento tras saber que el precio de la Copa no solo es el más alto de la historia en reales y centavos, también es un precio que incluye las vidas de los niños”, dijo en la carta de despedida.

Por su parte el gobierno de Brasil afirmaba que el mundial dejaría una derrama económica sobre el país que mejoraría la situación de todos, pero esto aún está por verse. Se invirtieron alrededor de 13 mil millones de dólares, sin embargo, esta semana, cuatro meses después del mundial, nos enteramos que en Brasil, por primera vez en 10 años, la pobreza extrema ha aumentado. De los 10.08 millones de personas que vivían en la miseria en el 2012 a los 10.45 millones de personas en el 2013. Las cifras las publicó IPEA (Instituto de Investigación Económica y Aplicada) el 30 de octubre, sin apenas publicidad.

Según datos de UNICEF, actualmente la situación de los niños y niñas en Brasil, es la siguiente:

• Unos 12 millones de niños y niñas brasileños viven en la región semiárida que forman los estados más vulnerables y pobres del país. En esa región, las tasas de alfabetización y suministro de agua potable son muy inferiores a los promedios nacionales, mientras que las de mortalidad infantil son notablemente más elevadas.

• En el Brasil hay unas 620 mil personas que viven con el VIH y el SIDA. Aunque mediante medidas originales y drásticas, el gobierno ha reducido sensiblemente la propagación de la epidemia. Lamentablemente, la tasa de infección de las mujeres jóvenes está en aumento.

• Brasil avanza hacia la conquista de la educación primaria universal. Sin embargo, en muchas escuelas la enseñanza de aptitudes y conocimientos básicos es deficiente.

• Anualmente, más de 500 mil nacimientos en el Brasil no se registran, lo que pone en peligro las posibilidades inmediatas y futuras de que los recién nacidos disfruten plenamente de todos sus derechos. En algunas regiones del país, la delincuencia y la violencia constituyen problemas graves para el desarrollo de los niños, las niñas y los adolescentes.

La AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) afirma por su parte que Brasil es uno de los países más desiguales del mundo. Según información de su página web, el 1{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de la población de Brasil acapara el 13{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de la renta media y un 46{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de la riqueza nacional está en manos del 10{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de la población más rica, mientras que al 50{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} más pobre le corresponde solo un 13,3{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de esa riqueza, “En el Noreste de Brasil el analfabetismo funcional llega al 40{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de la población. Mucha de esta población marginada es afrodescendiente, un grupo que en general tiene menos acceso a educación, empleo y servicios sociales.”. Y esto se refleja en situaciones tan dramáticas como que en Brasil existan 480 mil niñas que trabajan como empleadas domésticas en las casas de la clase media y alta.

Según un informe del 2012 de UNICEF, el “Estado mundial de la infancia”, la diferencia entre niños y niñas pobres también es importante, los niños de las calles de las ciudades del Brasil tienen más probabilidades que las niñas de pasar hambre y de ser víctimas de actos de violencia cometidos por miembros de la policía, asimismo las niñas tienen menos probabilidades que los niños de pedir limosna y más probabilidades de dormir en instituciones, en lugar de pasar las noches en las calles.

En un informe más reciente, “Ocultos a plena luz”, del 2014, Unicef detalla algunos datos que exponen la grave situación de una región y un país que aspiran a ser uno de los motores económicos del mundo. “En términos absolutos se estima que en América Latina y el Caribe mueren por homicidio entre 100,000 y 120,000 personas al año”, el 28{f985fdf11b6d79d408bfcbbd084de38491dd64619d507064abcb442c24c22aae} de esas víctimas corresponden a adolescentes de entre 10 y 19 años. Son Brasil, Colombia, El Salvador y Venezuela los países que tienen los índices de homicidios más altos entre jóvenes de 15 a 24 años. En el mundo, el mayor número de víctimas jóvenes por homicidio están en Nigeria, con 13 mil muertes registradas en el 2012, pero seguido muy de cerca por Brasil con 11 mil muertes.

Es muy difícil saber si el Mundial de futbol fue un evento positivo para el país, muchos creen que no, lo que sí se sabe es que si Brasil quiere convertirse el motor de desarrollo para la región tiene que modificar sus políticas de infancia y preocuparse más por paliar la enorme desigualdad que impera.

niñosAP

Los niños y niñas del país más joven del mundo: Sudán del sur

Odisea Global/Ollin Rafael

Mike Pflanz es un periodista, corresponsal en África, que tiene su base de operaciones en Kenia, hace unos meses decidió unirse a una misión de respuesta rápida de UNICEF, activada por la terrible situación de crisis alimentaría que está sufriendo Sudán del Sur, el estado soberano más joven del mundo, que proclamó su independencia de Sudán el 1 de julio del 2011. Lamentablemente su nacimiento ha sido seguido de un conflicto armado entre las distintas comunidades tribales debido a la escasez de recursos y esto ha dejado al país en una condición desastrosa.

La parte álgida del conflicto inició en diciembre del 2013 y provocó que casi dos millones de personas tuvieran que abandonar sus hogares. Según datos de UNICEF 1.4 millones de personas se ha desplazado a zonas más seguras dentro del país pero 467,900 se han tenido que ir a países vecinos. Esta situación ha puesto en riesgo la vida de 50,000 niños y niñas menores de 5 años, además de que se calcula que 11,000 niños han sido reclutados para combatir como soldados. También, según UNICEF, 1.5 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria, calificada en nivel 4 en una escala en la que solo hay 5, aunque se piensa que a principios del próximo año el número de personas en esta situación será de 2.5 millones. Por si esto fuera poco, de los 850,000 niños y niñas menores de 5 años que sufren algún grado de desnutrición 250,000 necesitan ayuda urgente, el doble que hace un año.

Es debido a esta situación que UNICEF junto con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), ha activado un plan de respuesta rápida compuesto por 29 misiones con las que hasta el momento se han alcanzado a 557,000 personas, de las cuales 118,000 son niños y niñas menores de 5 años. En las misiones se “reparte comida, se analizan casos de desnutrición, se trata a niños con desnutrición aguda, se proporcionan servicios sanitarios básicos e inmunización, así como suministros de agua potable y saneamiento, se realiza un registro de menores no acompañados para reunificarlos con sus familias, y se apoyan actividades educativas básicas”, dice un comunicado de UNICEF.

En una de esas misiones participó Mike Pflanz, que narra el extraordinario trabajo que están realizando las organizaciones internacionales en aquel territorio a través de un diario publicado estos días por el periódico El País. Viajan durante horas sobre un territorio enorme y en gran parte vacío sobre un helicóptero ucraniano que los deja en una pequeña aldea llena de lodo, sin apenas agua potable, que intenta sobrevivir a las inclemencias de la guerra y la pobreza. “Todos dormimos en tiendas y usamos letrinas y cubos de agua para ducharnos y asearnos. Toda nuestra comida y nuestra agua potable (para 19 personas durante 10 días) han llegado en helicóptero. Una compañera ya se ha llevado una sorpresa cuando una serpiente verde y negra de un metro ha pasado deslizándose por su lado. Nos explican que los escorpiones son endémicos. La mayoría de la aldea está cubierta por unos dos palmos de barro y nosotros llevamos puestas botas de goma”, cuenta el periodista.

Kiech Kuon, es el nombre de la aldea a la que ha llegado el equipo de UNICEF, son 50 cabañas pero cuenta con un centro de salud que atiende a 50,000 personas de los alrededores, lo malo del centro de salud es que hace 10 meses que está cerrado por falta de dinero, lo cual significa obviamente que esas 50,000 personas no tienen ni un solo médico. Y por eso es tan importante la tarea que lleva acabo UNICEF, aunque esta sea breve, solo 10 días, y con pocos recursos. Los médicos que acompañan la misión apenas pueden hacer diagnósticos genéricos pues no tienen equipo de laboratorio para realizar sus análisis, por eso, en casi todas las ocasiones, recetan algún antibiótico de amplio espectro y monodosis de pasta de cacahuate de alto valor energético. Eso es todo lo que pueden hacer. “No son sólo los niños los que carecen de un centro de salud adecuado”, cuenta Pflanz, “también he conocido a Nyaruach Del, que me contó que el día antes de llegar nosotros a Kiech Kuon, tuvo un aborto cuando llevaba siete meses de embarazo. Parecía muy entera teniendo en cuenta que esto había ocurrido hacía solo cuatro días. Dice que sus otros tres hijos nacieron en el centro de salud, con ayuda profesional. «Si la clínica hubiera estado abierta el bebé podría haber sobrevivido», dice muy poco enfadada en comparación con la rabia que yo hubiera sentido de haber ocurrido esto a algún conocido mío. «No había nadie que me pudiera ayudar, ¿qué más podía hacer?», pregunta Nyaruach discretamente. Otra vez la misma pregunta. Es otro momento muy duro”.

En estos días aciagos es esperanzador ver que todavía hay personas que trabajan por los demás.

Observatorio de homicidios de niños, niñas y adolescentes.

Observatorio de homicidios de niños, niñas y adolescentes.

Hace unos meses Odisea A.C. había advertido que la tasa de homicidios entre niños, niñas y adolescentes en el país había aumentado. Esta semana, UNICEF presentó un informe que llega a las mismas conclusiones. Los casos más graves son los de estados como Chihuahua y Guerrero que registran la mayor proporción de casos. “La mayor proporción de defunciones por homicidio correspondió a los hombres entre 0 y 17 años, al pasar de 693 homicidios en 2000 a mil 223 en 2011, mientras que en el caso de las mujeres pasó de 228 a 337; es decir, los homicidios de varones menores de 18 años representaron el 78 por ciento del total de homicidios en ese grupo de edad”, explicó UNICEF en su reporte. “La tasa de homicidios para los menores de 18 en 2011 presenta fuertes diferencias a nivel estatal. Mientras que el promedio nacional fue de 3.9 homicidios por cada 10 mil habitantes menores de 18 años, estados como Chihuahua y Guerrero presentaron una tasa de 17.3 y 12.2 respectivamente”.

En este marco Odisea creó las infografías de homicidos de niños, niñas y adolescentes.

Alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio con equidad

Una mirada desde la infancia y la adolescencia en México

En el 2000, México firmó, junto con la comunidad internacional, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), a cumplir en el 2015 y ahora que solo faltan unos meses para alcanzar esa fecha UNICEF publica el informe Alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio con equidad, un documento en el que se hace un análisis del punto en el que el país se encuentra.

Introducción

En México, las niñas, niños y adolescentes se ven afectados por cuatro dimensiones principales de inequidad: el ingreso de los hogares en los que habitan, su origen étnico, su lugar de residencia y el género. Así, por ejemplo, los estados y los municipios más pobres generalmente tienen una mayor proporción de población indígena, aunque no siempre es el caso. Igualmente, la dimensión de género es un factor de inequidad en áreas como el trabajo infantil, en las que los niños enfrentan una desventaja relativa frente a las niñas, pero tiene una ponderación menor para explicar la presencia de disparidades en la educación o la salud.

Si bien la combinación de estas dimensiones agrava la exclusión de los grupos de la población menor de 18 años en mayor desventaja, su análisis por separado permite trazar un mapa de las disparidades persistentes en la infancia y la adolescencia en el país, e ilustrar cómo cada una de ellas influye en distintas áreas relacionadas con el cumplimiento de sus derechos.

Los esfuerzos por identificar y conocer las características de las niñas, niños y adolescentes en mayor desventaja en México ponen en evidencia la importancia de contar con información desagregada, de manera que se puedan mostrar y hacer evidentes las brechas en el cumplimiento de sus derechos que subyacen tras los promedios nacionales. Leer más.

UNICEF alerta del aumento de la pobreza infantil en los países ricos

En un documento presentado esta semana, UNICEF alerta del aumento de la pobreza infantil en los países ricos. Según el informe Los niños de la recesión. El impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos, la crisis ha hecho que en los países más desarrollados haya aumentado la pobreza entre los niños y las niñas y además de que manifiesta la relación estrecha y polifacética entre el impacto de la Gran Recesión en las economías nacionales y el deterioro del bienestar infantil desde 2008.

 

El impacto de la recesión en los niños

Este informe expone una serie de perspectivas pormenorizadas sobre el modo en que la recesión ha afectado a los niños del mundo desarrollado. Se han empleado datos oficiales para clasificar las repercusiones sobre los niños de los países de la Unión Europea (UE) y/o la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

» En 23 de los 41 países objeto de estudio, y en muchos de los países más poblados, la pobreza infantil (niños que viven en hogares con ingresos inferiores al umbral de pobreza) ha aumentado desde 2008. La pobreza infantil se ha reducido en 18 países; en algunos de ellos de manera notable.

» El número de niños que cayeron en la pobreza durante la recesión es 2,6 millones mayor que el de los que lograron escapar de ella desde 2008 (6,6 millones frente a 4 millones). Alrededor de 76,5 millones de niños viven en situación de pobreza en los 41 países más ricos.

» La recesión ha golpeado con extrema dureza a los jóvenes, de ahí que el porcentaje de ellos que no cursan estudios ni trabajan (conocidos como NINI) haya crecido de forma espectacular en muchos países. En 2013 Había en la UE 7,5 millones de jóvenes (casi el equivalente a la población de Suiza) que ni cursaban estudios ni trabajaban — cerca de un millón más que en 2008. Los Estados Unidos y Australia han experimentado los mayores incrementos en la tasa de NINI entre los países dela OCDE no pertenecientes a la UE.

» Más allá del nivel de ingresos y empleo, la recesión ha repercutido en otras dimensiones importantes de la vida de las personas. Entre 2007 y 2013, la sensación de inseguridad y estrés aumentó en 18 de los 41 países, según una serie de indicadores medibles de autopercepción (tales como el acceso a los alimentos y la satisfacción vital). La recesión sigue afectando a las experiencias y percepciones personales y muchos indicadores incluso han empeorado en los últimos años.

Página 2 de 41234