Tag Archives: unicef

LA INICIATIVA PREFERENTE DE PEÑA ESTÁ MIRANDO AL PASADO

Luis Alberto Barquera

Hoy vale la pena recuperar el trabajo que Alejandro Morlachetti, posiblemente el académico que mejor conoce la situación actual de los sistemas nacionales de protección a la infancia en América Latina y el Caribe, presentó en el Senado de la República en 2013. La razón es que, en la exposición de motivos de la iniciativa preferente de Ley General de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes que propone el ejecutivo, se menciona su trabajo como fuente de inspiración.
El dato más relevante del trabajo de Alejandro, consultor de UNICEF y CEPAL, es la constatación de que México, a estas alturas del siglo XXI, no cuenta con un sistema de protección integral de la infancia.
Morlachetti identifica a 15 países que cuentan con algún tipo de sistema encargado de “la rectoría, la formulación de políticas y programas sobre infancia y adolescencia”. De una manera u otra en estos países existe un sistema rector y articulador de instituciones y subsistemas obligados a garantizar los derechos de la población de 0 a 17 años, cosa que no ocurre aquí.
De acuerdo con el informe “Sistemas nacionales de protección integral de la infancia: fundamentos jurídicos y estado de aplicación en América Latina y Caribe”, en ese grupo no se incluyen países como México en los cuales “no se puede considerar que se esté ante sistemas de protección fundamentados en leyes de protección integral, y en cuyos casos se destaca la ausencia de una instancia con autoridad y competencias suficientes que incluyan la capacidad de coordinar efectivamente el sistema de protección integral, así como que articule con otros sistemas como el de protección social, el de salud, el judicial, entre otros que son muy relevantes para la promoción y protección de los derechos de toda la infancia y adolescencia.”
La pregunta es: ¿esta iniciativa de ley general y el “sistema” que se propone cumple realmente con las características que Morlachetti señala?
En el caso de México, señala Morlachetti en su estudio, en la todavía vigente Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes “no se establece un Sistema de Protección, y las políticas y programas de infancia dependen del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia que es una institución de asistencia social que depende de la Secretaria de Salud y sin competencia para obligar y/o articular a otras secretarias.”
De ese tamaño es nuestro déficit en materia legislativa y de política pública, cosa que en buena medida mantiene las profundas desigualdades y masivas violaciones a los derechos de niños, niñas y adolescentes de México en todos los ámbitos. En nuestro país, de acuerdo con UNICEF, sólo 16% de los niños y las niñas ejercen todos sus derechos.
Por ejemplo el INEE ha señalado, en “El derecho a una educación de calidad. Informe 2014”, que muchos de los problemas que causan la inequidad en educación, “no son educativos ni dependen de las políticas del sector” por lo que el combate a la inequidad educativa “requiere de políticas intersectoriales capaces de atender al menos aquellas consecuencias de la pobreza (…) que afectan de manera directa la escolaridad de la población.”
¿La iniciativa del presidente Peña realmente está dando lugar a la nueva mirada y a las “políticas intersectoriales” que necesitamos para garantizar el derecho a la educación de los niños, las niñas y los adolescentes trabajadores, migrantes, indígenas y de localidades rurales? ¿Garantiza la protección de niños y niñas frente a la violencia en todas las clases sociales? ¿Supera la visión asistencialista que ha prevalecido? ¿Esta iniciativa, a diferencia de la Ley de Protección del año 2000, cuenta con los “mecanismos para asegurar la efectividad de sus disposiciones y la adecuada coordinación entre diferentes sectores y niveles de gobierno responsables de garantizar los derechos de la infancia y la adolescencia”?
México firmó la Convención de los Derechos del Niño (CDN) aprobada por la Asamblea General los “de la ONU en su resolución 44/25, del 20 de noviembre de 1989. El 19 de junio de 1990 el Senado de la república ratificó su adhesión.
Durante estos años el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, una institución fundada 1977 durante la administración del presidente José López Portillo, se transformó, más en el discurso que en la práctica, en cuanto a la dirección y operación que marcan los instrumentos firmados por México.
El hecho es que los derechos enunciados en la ley del 2000, y en todas las leyes de infancia promulgadas en los estados, no se han reflejado en una nueva institucionalidad acorde con la obligación del Estado de garantizar la efectividad de todos los derechos para todos los niños y niñas de México.
¿La iniciativa del presidente Peña nos va a ayudar a superar el déficit de la institucionalidad actual, el desorden en la política de infancia y adolescencia y a orientar una armonización legislativa acorde con la garantía efectiva de los derechos en las leyes locales?
Estas y otras preguntas son algunas que se pueden esclarecer, a la luz del propio trabajo de Morlachetti y de la Constitución.
Recordamos a los legisladores que la CDN se firmó hace 25 años y que es ley en nuestro país. También que existe el artículo 1 constitucional.
Asimismo, que no pueden desaprovechar la oportunidad que se dio el propio Congreso de transformar a fondo la política de infancia al otorgarse, en el artículo 73, fracción XXIX-P, la facultad para “expedir leyes que establezcan la concurrencia de la federación, los estados, el Distrito Federal y los municipios, en el ámbito de sus respectivas competencias, en materia de derechos de niñas, niños y adolescentes, velando en todo momento por el interés superior de los mismos y cumpliendo con los tratados internacionales de la materia, de los que México sea parte.”
Nosotros pensamos que la iniciativa del presidente no está considerando adecuadamente ni el trabajo de Morlachetti ni nuestro marco constitucional. La iniciativa del presidente, al contrario de su ánimo reformista, está mirando al pasado.

Índice de medición de la calidad de la Ley General de la Infancia de Peña Nieto (2014)

INTRODUCCIÓN
El 19 de junio de 1990 el Senado de la República Mexicana ratificó la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN), que obliga al Estado a legislar en diferentes niveles (nacional y local) en materia de derechos de la infancia y de adecuar sus normas internas a las disposiciones de la Convención. Atendiendo a esta responsabilidad en 1999 fue reformado el artículo 4 Constitucional; se aprobó la ley federal para la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes en el año 2000 y se adoptaron 29 leyes estatales sobre el mismo tema. Sin embargo, muchas de estas leyes cumplen sólo parcialmente con los requisitos de la CDN e incluso incluyen contenidos contrarios al espíritu de la Convención.
Por lo anterior, la Red por los Derechos de la Infancia en México, desarrolló el “Índice de medición de la calidad de las leyes”, respondiendo a la pregunta ¿Cómo saber si una ley en materia de infancia está armonizada con los principios y el espíritu de la Convención sobre los Derechos del Niño? El objetivo del uso de esta herramienta es brindar una valoración objetiva de las leyes de protección de los derechos de la infancia a nivel estatal. El índice examina principalmente la forma en cómo se incorporan las medidas generales de implementación en las leyes, identificadas por el Comité de los Derechos del Niño y que han sido desagregadas en la Observación General No. 5. Para tales efectos el Índice se integra por los siguientes dominios:
1. Bien jurídicamente tutelado y condición jurídica de la infancia. En este dominio se responde a las preguntas ¿Cuál es el objeto de la ley o el bien jurídicamente tutelado? ¿son niñas y niños considerados como sujetos plenos de derechos? De esta manera podemos conocer si la ley se encuentra fundamentada en la doctrina tutelar o en la garantía de derechos.
2. Definición de niño y niña. Se responde a las preguntas ¿cuál es el término que la ley utiliza para referirse a los niños y niñas? ¿Cuál es la edad en la que se deja de ser niño o niña?
3. Discriminación.
4. Interés superior del niño
5. Derecho del niño a la vida, supervivencia y desarrollo
6. Cobertura de Derechos
7. Medidas generales para dar efectividad a los derechos
8. Coordinación de la implementación de los derechos
El presente documento busca contrastar la iniciativa propuesta como preferente por el titular del Ejecutivo Federal, con los dominios establecidos dentro del índice de medición mencionado, con el fin de verificar si dicho articulado contiene los criterios establecidos por la Convención y por el Comité de los Derechos del Niño a través de sus Observaciones Generales.

Índice de medición de la calidad de las leyes (INDICE DE MEDICION Ley general)

XOCOTLA O POR QUÉ NECESITAMOS UN SISTEMA INTEGRAL DE GARANTÍA DE DERECHOS DE LA INFANCIA

Luis Alberto Barquera

¿Mi expresión predilecta? Es “Haz algo”.

Si todos dijéramos la misma cosa creo que el gobierno tendría que escuchar.

Ai Weiwei

En el marco de la iniciativa “10 por la infancia”, que firmaron el gobierno del estado de Veracruz, UNICEF y la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) el pasado 25 de agosto, recibimos de Manuel Álvarez, presidente municipal de Coscomatepec, el video Xocotla: una generación condenada

El documento, firmado por ese ayuntamiento veracruzano gobernado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue entregado a Xóchitl Meseguer, Secretaría Técnica de ODISEA, A. C. y representante del Consejo Directivo de la REDIM en ese evento, con la petición de difundirlo. El desesperado llamado de Manuel nos impactó, por lo que decidimos mostrar su testimonio en el marco de la información de que disponemos.

Veracruz, de acuerdo con los 27 indicadores del Semáforo Municipal de los Derechos de la Infancia, de ODISEA, A.C., ocupa el lugar 29 en términos de garantía de derechos de la infancia, es decir, el cuarto peor del país. Coscomatepec ocupa el lugar 207, es decir, el sexto peor de entre los 212 municipios del estado. Este municipio tiene 25 indicadores en luz “roja” y ocupa el lugar 2,370 de la república (de un total nacional de 2,456 municipios).

El registro tardío de nacimientos es de 39.85% (el promedio del estado es de 10.79%). Esto es que cuatro de cada diez niños no cuentan con acta de nacimiento antes del primer año de edad, por lo que no pueden acceder a los servicios de salud o a la escuela, entre otros derechos. El municipio ocupa el lugar 2,136 entre los municipios del país en el indicador. El video da cuenta de que este es un grave problema en Xocotla.

Si uno conoce la situación de este municipio, en particular cómo funcionan los servicios de salud, puede suponer que el lugar 384 y la luz “verde” en recién nacidos con bajo peso al nacer, debido a un porcentaje de 2.31% inferior al promedio nacional de 5.32%, es ilusorio debido a un importante subregistro y/o que no se pesan a todos los niños en cuanto nacen.

La tasa de mortalidad en menores de un año es de 13.71 y en menores de cinco es de 22.28, lugares 1,429 y 1,806 respectivamente. La insuficiencia de servicios de salud también hace pensar que la medición es optimista.

El porcentaje de mujeres de 15 a 17 años con hijos nacidos vivos asciende a 10.66%, lo que ubica al municipio en el lugar 2,275 del país. En Xocotla da pena ver cómo prolifera el embarazo adolescente y los efectos del fracaso o la ausencia de programas de prevención y de atención a estos niños producto de uniones tempranas.

Todo lo anterior no sorprende si consideramos que 81.20% de la población de 0 a 17 años del municipio no cuenta con derechohabiencia (lugar 2,397 nacional).

En cuanto a las condiciones de la vivienda, tenemos que el 14.20% de los niños no cuenta con agua (lugar 1,588) y sin drenaje tenemos a 30.87% (lugar 1,658). No cuentan con electricidad el 3.93% (lugar 1,719) y todavía vive en piso de tierra el 34.77% (lugar 2,288). Chequen el video.

Por otro lado, la población de 6 a 17 años analfabeta es de 25.84%, tres veces superior al promedio nacional de 8.70%, lo que significa el lugar 2,402 del país.

En Coscomatepec 6,484 niñas, niños y adolescentes permanecen fuera de la escuela y el Semáforo marca “rojo” en todos los indicadores educativos. El 60.94% en el grupo de 3 a 5 años (lugar 2,274 nacional). El 11.57% en el de 6 a 11 años (lugar 2,432). Entre los adolescentes de 12 a 14 años la exclusión educativa es del 23.50% (lugar 2,406) y en el de 15 a 17 es de 55.97% (lugar 2,274). En este último grupo de edad el 83.72% de los que no asisten a la escuela no cuenta con la educación básica terminada. Xocotla es un ejemplo terrible de los efectos de la falta de educación y de los límites de una escuela desarticulada de otras políticas de protección a la infancia.

En este municipio el 54.03% de la población se encuentra en pobreza (lugar 2,191) y el 45.90% se considera vulnerable por carencia de acceso a la alimentación (lugar 2,289).

El porcentaje de población de 12 a 17 años que está o ha estado unida en pareja es de 6.50% (lugar 2,331).

La tasa (sobre 10,000) de mortalidad por lesiones de causa externa (accidentes, homicidios y suicidios) en población de 15 a 17 años es de 2.66 (lugar 1,594). En este indicador el municipio está en “amarillo”, cosa que sorprende en un contexto donde niños y adolescentes abandonados a su suerte por sus familias y el Estado se enfrentan a pedradas a plena luz del día.

La cuarta parte de la población de 12 a 17 años, el 24.95%, trabaja (lugar 2,339).

El 48.06% de la población de 3 a 17 años con discapacidad, es decir la mitad, no asiste a la escuela.

El Semáforo marca la radiografía del municipio y Xocotla: una generación condenada expone en vivo y a todo color lo que los números no dicen: la desesperación de la autoridad de un pueblo de 10 mil habitantes al que la migración forzada a la ciudad de México, el trabajo infantil, una multitud de niños sin educación básica, el embarazo adolescente y 30% de niños y adolescentes adictos a la pintura de uñas y al activo, mantiene a esta localidad fuera de control. La imagen de bandas de niños y adolescentes peleando con piedras y otras armas resulta aterradora. Más espantosa es la idea de que están así “porque dios quiere”. Entretanto no funcionan o no son suficientes los servicios de salud y educación. ¿Dónde está el Estado que protege los derechos de los niños en esta modernización primitiva?

El presidente Álvarez pide a gritos que lo ayuden a parar la reproducción de la miseria y la violencia en Xocotla. ¡Cuándo vamos a acabar si no empezamos ahora! ¡Ya hemos perdido bastante! La respuesta institucional que ha recibido se reduce a trozos de apoyos desarticulados e insuficientes. No hay una política de infancia. La articulación de los tres órdenes de gobierno es inexistente. Sólo tenemos una institucionalidad asistencial, insuficiente o ausente, frente a la noticia del día (sean niños migrantes o albergados, por ejemplo).

Por eso es importante que la ley general que venga no resulte en la práctica igual o peor que lo que ya tenemos, contraria al mandato del artículo 73º constitucional que justamente consiste en detener el desastre actual. De otra manera no podrá surgir la política que necesitamos y continuaremos perdiendo generaciones de niñas y niños.

El gobierno federal tiene miedo a realizar una verdadera reforma en la materia, a diferencia de otros ámbitos dónde no lo ha tenido, porque el costo de las modificaciones en el diseño institucional actual implicaría afectar directamente a los DIF en los estados. ¿Vale la pena pagar el costo? Hasta ahora pareciera que en su cálculo los niños y niñas no son tan importantes como el petróleo o la hacienda pública, por lo que la opción es dejar las cosas básicamente como están actualmente, aunque ese no es el compromiso electoral del presidente Peña.

En este video se puede apreciar por qué en Xocotla, como en todo el país, se requiere de un Sistema Integral de Garantía de Derechos de los Niños, las Niñas y los Adolescentes. En esta situación, en una u otra medida, se encuentran innumerables localidades de Zacatecas, Tijuana o Veracruz. El problema es nacional porque sólo 16% de los niños y las niñas de México, de acuerdo con UNICEF, ejercen todos sus derechos.

Ayudémosle al gobierno a decidirse por cumplir con el artículo 1º constitucional y a seguir el ejemplo de estados como Coahuila o Hidalgo donde el cambio ya comenzó.

Necesitamos más voces como la de Manuel. Ayúdanos a difundirla.

Xocotla: generación condenada

Documental. Xocotla: generación condenada

Documental de 15 minutos sobre la desesperada situación de una pequeña comunidad, Xocotla, en el municipio de Coscomatepec en Veracruz (México), en el que se muestra la urgente necesidad de un Sistema Integral de Garantía de Derechos de los Niños, las Niñas y los Adolescentes y una verdadera reforma en el sistema que implique la modificación del diseño institucional actual que más que ayudar entorpece la labor de quienes están realmente preocupados por la difícil situación de los niños y las niñas en México.

Legislación para la creación de un Sistema Integral de Garantía de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes en México.

El 20 de noviembre de 1989, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por unanimidad la Convención sobre los Derechos del Niño, primer instrumento internacional vinculante que reconoce de manera universal los derechos de los niños y niñas a la supervivencia y desarrollo, educación, protección y participación, y establece los principios fundamentales que deben guiar el quehacer político, legislativo, institucional y de la sociedad en general para su cumplimiento efectivo.
Cuando un Estado ratifica la Convención adquiere la obligación de adoptar todas las medidas administrativas, legislativas y de otra índole para dar efectividad a los derechos en ella reconocidos (art. 4). Es decir, para que los derechos de la infancia y la adolescencia puedan ser una realidad es necesario realizar acciones y tomar medidas concretas y específicas para su aplicación.
Estos son los lineamientos generales.

Disminuye el gasto en niños y niñas en España

Odisea Global/ Ollin Rafael

En la España de la crisis los más afectados son los niños y las niñas. Eso dice el informe bianual que UNICEF le dedica al país. Según el informe, desde el 2012 “la gran mayoría de indicadores sociales respecto a la situación de la infancia no han hecho sino empeorar. Al incremento del riesgo de pobreza se ha unido el continuado aumento del desempleo en los hogares con niños y los cada vez peores datos de privación material en los hogares, poniendo a prueba la capacidad de las familias para garantizar el bienestar de los niños.”. Aun así, el gobierno español, ha reducido el presupuesto dedicado a los niños. El gobierno planea dedicar 17 millones de euros a repartir en los cuatro próximos años para 2 millones de niños pobres.

Otro dato que revela el informe es que el 23.3% de las familias con uno o dos hijos viven en situación de pobreza pero llega hasta el 46.9% de las familias formadas por dos adultos y tres o más niños, tasa que supera ampliamente a la de las familias pobres sin hijos que es del 14.8%. Lamentablemente, a pesar del aumento de la pobreza infantil, el gasto del gobierno ha disminuido casi un 15%. Es por ello que UNICEF le recuerda al gobierno que “invertir en infancia es justo, es rentable, beneficia a todos, y es un elemento fundamental en el cumplimiento de los derechos de los niños y en la transformación de las sociedades.”, y en defensa de esto, arguye el organismo internacional, hay cuatro argumentos fundamentales: el argumento ético, aplicar los derechos y generar equidad; argumento de la edad, la infancia es una ventana única de oportunidad; argumento económico, incrementa la productividad y el crecimiento económico; argumento político, mejora la cohesión social y la calidad democrática.

Otra de las cuestiones a tomar en cuenta es que España va en rumbo de convertirse en un país sin niños. Según datos del Instituto Nacional de Estadística del 2012, la población en España se redujo en 113,902 y las proyecciones para el 2013 indicaban una reducción de 242,437 más. Si la tendencia se mantiene, España perderá 2.6 millones de habitantes en los próximos 10 años. En 2023 habrá un millón de niños menos menores de 10 años.

Viendo los datos, es evidente, que España debe repensar su manera de enfocar la cuestión. Si hoy el país europeo no invierte en sus niños, el futuro pintará negro pues la sostenibilidad del sistema será imposible.

Página 4 de 41234