UNICEF alerta del aumento de la pobreza infantil en los países ricos

En un documento presentado esta semana, UNICEF alerta del aumento de la pobreza infantil en los países ricos. Según el informe Los niños de la recesión. El impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos, la crisis ha hecho que en los países más desarrollados haya aumentado la pobreza entre los niños y las niñas y además de que manifiesta la relación estrecha y polifacética entre el impacto de la Gran Recesión en las economías nacionales y el deterioro del bienestar infantil desde 2008.

 

El impacto de la recesión en los niños

Este informe expone una serie de perspectivas pormenorizadas sobre el modo en que la recesión ha afectado a los niños del mundo desarrollado. Se han empleado datos oficiales para clasificar las repercusiones sobre los niños de los países de la Unión Europea (UE) y/o la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

» En 23 de los 41 países objeto de estudio, y en muchos de los países más poblados, la pobreza infantil (niños que viven en hogares con ingresos inferiores al umbral de pobreza) ha aumentado desde 2008. La pobreza infantil se ha reducido en 18 países; en algunos de ellos de manera notable.

» El número de niños que cayeron en la pobreza durante la recesión es 2,6 millones mayor que el de los que lograron escapar de ella desde 2008 (6,6 millones frente a 4 millones). Alrededor de 76,5 millones de niños viven en situación de pobreza en los 41 países más ricos.

» La recesión ha golpeado con extrema dureza a los jóvenes, de ahí que el porcentaje de ellos que no cursan estudios ni trabajan (conocidos como NINI) haya crecido de forma espectacular en muchos países. En 2013 Había en la UE 7,5 millones de jóvenes (casi el equivalente a la población de Suiza) que ni cursaban estudios ni trabajaban — cerca de un millón más que en 2008. Los Estados Unidos y Australia han experimentado los mayores incrementos en la tasa de NINI entre los países dela OCDE no pertenecientes a la UE.

» Más allá del nivel de ingresos y empleo, la recesión ha repercutido en otras dimensiones importantes de la vida de las personas. Entre 2007 y 2013, la sensación de inseguridad y estrés aumentó en 18 de los 41 países, según una serie de indicadores medibles de autopercepción (tales como el acceso a los alimentos y la satisfacción vital). La recesión sigue afectando a las experiencias y percepciones personales y muchos indicadores incluso han empeorado en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *